Las diferencias entre comisiones inmobiliarias y honorarios inmobiliarios

cerdito dorado bajo una regla con forma de casa para ahorrar para los honorarios inmobiliarios| Qlip

A la hora de realizar una compra-venta de una vivienda existen diferentes formas, puedes ponerte en contacto directamente con una persona que esté interesado en vender su vivienda y que la ha podido promocionar a través de un portal inmobiliario, puedes realizar la operación a través de una inmobiliaria que te ayude a encontrar una vivienda o venderla o puedes acudir a un personal shopper inmobiliario para que no tengas que preocuparte por nada.

Cuando eliges realizar la operación de compra-venta a través de una inmobiliaria, el agente que te ha ayudado a la adquisición de la vivienda suele llevarse una pequeña cantidad económica. No obstante, existe una gran confusión con los dos términos existentes en el sector, comisiones inmobiliarias y honorarios inmobiliarios. 

A través de este artículo, conocerás la diferencia entre ambos, y conocerás porque quizá la cantidad que vas a desembolsar es algo más elevada en una inmobiliaria que en otra. 

Comisiones inmobiliarias

Las comisiones inmobiliarias son el desembolso más común cuando realizas una operación de compra-venta con una inmobiliaria. Esta cantidad hace referencia al porcentaje que recibirá la inmobiliaria o el agente por el servicio prestado.

Estas cantidades variarán en función de la situación de la vivienda, es decir, no es lo mismo vender una casa de obra nueva que una de segunda mano. También influye la localidad de esta, ya que en muchas ocasiones puede ser una vivienda que se sitúa en un barrio conflictivo, por ejemplo, lo que hace que sea más complicado conseguir la venta.

En definitiva, el porcentaje a pagar por la comisión inmobiliaria variará en función de la dificultad de conseguir el objetivo por parte de la inmobiliaria. Normalmente, para casas que son de obra nueva, el porcentaje está alrededor del 3%. Por otro lado, para viviendas que son de segunda mano suele ascender al 5%. Por último, para aquellas viviendas cuya localización influye a la dificultad de lograrlo puede llegar al 6%. 

No obstante, estas cifras no son exactas, dependerá de distintas variables y de las inmobiliarias al fin y al cabo. Lo mismo ocurre con quien es el que se encarga de realizar el desembolso, en ocasiones se les exige tanto al vendedor como al comprador, en otras solo al comprador o quizá solo al vendedor.

Es importante saber que todo esto no está regulado por ninguna institución, lo que hace que sean las inmobiliarias y su competencia las que regulen estas cifras. 

¿Cuándo se paga la comisión inmobiliaria?

Como todo en el ámbito de las comisiones, no se puede dar una respuesta totalmente exacta a esta pregunta, no obstante, si suele realizarse normalmente de la misma forma y es que, las comisiones inmobiliarias suelen desembolsarse en dos partes distintas:

  • El primer pago se suele realizar nada más firmar el contrato con la inmobiliaria que va a realizar el proceso de venta.
  • El segundo pago se llevará a cabo una vez la inmobiliaria haya logrado el objetivo. 

¿Quién paga la comisión inmobiliaria?

Como se ha explicado anteriormente, el responsable del pago de la comisión inmobiliaria va a variar en función de la inmobiliaria. Algunas de ellas determinan que ambas partes pagarán la comisión. Sin embargo, en otras pueden pedir que sea pagado exclusivamente por la parte vendedora y en otras exclusivamente por la parte compradora.

En este punto siempre suele surgir la misma pregunta, ¿Por qué no contactan entre ellos el comprador y el vendedor para evitar las comisiones? Pues tiene una respuesta muy sencilla y es el contrato. El comprador al ceder la responsabilidad de la venta de su vivienda a una inmobiliaria ha firmado un contrato donde hay una cláusula de exclusividad, evitando así que ocurra esto. 

En caso de que ocurriera, la parte vendedora tendría problemas legales, ya que habría incumplido el contrato firmado con la inmobiliaria. 

¿Existen inmobiliarias que no cobren comisión?

Que no cobre comisión como tal es difícil, pero si existen inmobiliarias que te plantean otros escenarios distintos al clásico pago de un porcentaje.

  • Se puede dar el caso en el que la inmobiliaria te cobre una cantidad fija, que suele estar alrededor de los 2.000 euros, por vender tu inmueble, pero que suele incluir servicios de visitas, negociación del precio, tasación del inmueble, etc. 
  • Otro caso común es que simplemente la inmobiliaria infle el precio de la vivienda incluyendo de esta forma su comisión. 
  • Un caso con el que hay que tener mucho cuidado es con el de los honorarios inmobiliarios, ya que en muchas ocasiones no cobran comisión,  pero a la hora de firmar el contrato establecen el recibimiento de honorarios inmobiliarios por parte del comprador. 

Los honorarios inmobiliarios

Los honorarios inmobiliarios hacen referencia a una cantidad económica que desembolsará el comprador o el vendedor de una vivienda en una operación de compra-venta al agente inmobiliario como pago por su trabajo realizado. 

En este último punto es donde se encuentra la principal diferencia con las comisiones inmobiliarias, ya que en estas el porcentaje se fija en un contrato que se firma por ambas partes, en el caso de los honorarios inmobiliarios es una cantidad que se da al final de la operación en función del trabajo realizado por el agente.

Puede ser que el agente consiga la venta de una manera rápida gracias a que la vivienda está en un lugar muy bien localizado o porque es de primera mano. En este caso los honorarios que recibirá serán menores porque ha dedicado menos trabajo a ello. Sin embargo, se puede dar que la casa ha sido muy complicada de vender y se han necesitado visitas o cualquier otro tipo de trabajo que ha requerido mayor tiempo y dedicación, lo cual influye en el aumento de su cantidad económica recibida. 

Se puede resumir de manera que los honorarios inmobiliarios van por mérito, por el trabajo realizado, mientras que las comisiones inmobiliarias se basan en un porcentaje que definen las inmobiliarias y la competencia sobre el precio de venta del inmueble. 

Normalmente , cuando una inmobiliaria cobra a través de honorarios, se suele sujetar a un contrato de servicios que serán dados por su parte al vendedor. Algunos de ellos pueden ser: 

  • Tasación del inmueble
  • Realización de visitas a la vivienda
  • Redacción de los contratos que sean necesarios
  • Un plan de marketing
  • Un reportaje fotográfico hecho por profesionales 

No son todos los servicios que pueden ofrecer las inmobiliarias que cobran por honorarios, pero sí los más comunes, es algo que tendrás que consultar con la inmobiliaria. 

Los honorarios inmobiliarios que suelen abonar al final de todo el proceso, cuando la operación de compra-venta se ha realizado y se ha demostrado todo el trabajo realizado por el agente inmobiliario que se ha encargado.

En conclusión, las comisiones inmobiliarias son un porcentaje que está establecido desde el momento que se firma contrato con la inmobiliaria, es una cantidad fija que representa lo que se llevan. De lo contrario, los honorarios inmobiliarios no son una cantidad fija, sino que representan un porcentaje que se entrega al agente inmobiliario en función del trabajo que haya llevado a cabo. 

Independientemente de esto, será la inmobiliaria la que establezca la forma en la que recibirá el beneficio y el porcentaje, por lo que puedes llevar a cabo una previa investigación de distintas inmobiliarias  antes de decidir con cual quieres llevar a cabo el proceso de compra-venta.