Entrevista a House Hunting: Cómo adaptarse en tiempos de crisis

Hoy en Qlip Stories hablamos con Jose María Nuñez, uno de los socios gerentes de la inmobiliaria House Hunting, sobre temas de completa actualidad: cómo afectará el COVID al mercado inmobiliario y cómo adaptarse.

Primero queremos darte a conocer más a la comunidad. Si pudieras describir brevemente quién eres, tu posición y tus funciones

Soy abogado inmobiliario, colegiado en el Colegio de abogados de Madrid. De formación también estudié la carrera de Ciencias Políticas, aunque al cabo de unos años acabé un poco desencantado con la política. Hice un Máster en Economía y Empresa en ICADE. Además de eso, soy un amante del tenis y “aporreo” la guitarra cuando mis 4 hijos pequeños me lo permiten.

Llevo 16 años en el sector inmobiliario. Al comienzo trabajé en la promoción inmobiliaria y en 2009 fundé con otros socios HOUSE HUNTING, agencia inmobiliaria dedicada sobre todo a la intermediación de viviendas, locales y oficinas. Actualmente el grupo HOUSE HUNTING está formado por varias empresas, algunas más especializadas en el alquiler y otras focalizadas en la inversión de inmuebles.

Cuéntanos un poco de historia sobre tu inmobiliaria. ¿Cuánto tiempo lleváis? ¿Cómo se os ocurrió empezar? Cualquier batallita 

Fundamos HOUSE HUNTING en el mejor momento: recién llegada la crisis inmobiliaria y financiera que tan fuerte sacudió en casi todo el mundo y especialmente a España. Empezamos con un pequeño capital social de 6.000 €, en un despachito en la calle Gran Vía 57. Fruto de mucho trabajo, ilusión y con un modelo de trabajo muy eficiente fuimos creciendo poco a poco. 

Solicitamos algo de financiación bancaria y nos mudamos a una oficina a pie de calle en Ferraz 36. Teníamos que abaratar costes, así que por ejemplo la limpieza la hacíamos nosotros mismos al mediodía. También recuerdo algún invierno que pasamos bastante frío: la calefacción era escasa y aún no podíamos gastar en esos “lujos”. Recuerdo que nos lo tomábamos con bastante humor y nos reíamos mucho, aunque decidimos que sería el ultimo invierno frío. ¡Y así fue! 

La empresa seguía creciendo y esa oficina se nos quedaba pequeña, así que decidimos comprar un local más grande en la calle Vallehermoso 40 (actual sede de la oficina principal). Después vinieron algunas otras aperturas de oficinas en Madrid y conseguimos consolidarnos.

¿Cuáles son los valores más distintivos de vuestra inmobiliaria?

Honestidad, confianza, esfuerzo, ilusión, valentía, trabajo en equipo y búsqueda de la excelencia: entendiéndolo como dar lo mejor de uno mismo cada día. Cuando reclutamos gente siempre digo lo mismo: buscamos buenos profesionales pero primero de todo, que sean buenas personas.

Desde tu punto de vista, ¿Qué ha cambiado en los últimos 10 años en la forma de vender o alquilar un piso? ¿Qué nuevas exigencias notas por parte del cliente?

Ha cambiado mucho el “envoltorio”: uso extendido de las nuevas tecnologías, firma digital, anuncios con infografía y realidad virtual, los CRM cada vez más potentes y con más funcionalidades, la muestra de pisos por videollamada… Pero lo esencial sigue exactamente igual: el cliente necesita asesorarse por personas profesionales, conocedores del sector y del mercado, personas en quien confiar, que le puedan explicar bien las cosas. Estamos hablando de las operaciones más grandes que está haciendo en su vida, y exige el mejor servicio.

¿Qué opinas de la digitalización en el mercado inmobiliario? ¿Crees que ha empezado la revolución digital o que todavía falta mucho por recorrer en este sentido? 

La revolución digital vino para quedarse, lo que pasa es que hasta que no se extiende masivamente el uso de los medios digitales, tienes que seguir con un pie en lo tradicional y otro en lo digital. Un ejemplo de esto -a raíz del confinamiento- han sido los medios de comunicación visual como Zoom. Ahora mismo ya está más que extendido, hasta el punto de que personas mayores como mis padres que tienen 72 años saben utilizarlo perfectamente. A partir de ahora no tendremos problemas para reunirnos virtualmente con clientes de edad avanzada. De todas formas, para los temas importantes, me parece que mientras sea posible mantener una reunión cara a cara y con el cariz humano, siempre será bienvenida. 

Es pregunta obligada pero… ¿Cuál es tu opinión sobre la plataforma y servicio de Qlip? ¿Cómo te ayuda en tu día a día?  

Como plataforma de servicio se ha vuelto nuestro aliado en la cotidianidad, nos ayuda y colabora para todos los cambios de suministros y para poder prestarle al inquilino y nuevo propietario un servicio de primera para los cambios y nuevas contrataciones.

Antes de entrar en materia, queremos preguntar si ya pasaste por la crisis de 2009 ¿Cómo te afectó y cuáles fueron tus técnicas para sobrevivir?

Como contaba antes, somos hijos de la crisis de 2009. Nos enseñó que a pesar de estar en uno de los peores momentos de la historia para sacar una empresa inmobiliaria adelante, todo era posible con ilusión, ganas y esfuerzo. Las crisis son momentos de oportunidad, momentos de adaptarse. Nosotros nos adaptamos bien a esa época y no solo aguantamos, sino que fuimos capaces de crecer. 

¿Cómo están viviendo la crisis del COVID19?¿Qué técnicas han utilizado para adaptarse a la situación? 

Lo resumiría en: 

-Análisis de la situación, lo cual no está siendo fácil por la cantidad de información recibida por todos los medios. 

-Reflexión y puesta a punto de un plan de adaptación, en todos los sentidos: sanitario, cambio de rumbo estratégico, plan comercial, etc

-Liderazgo y acción: ponerse a luchar en primera línea de batalla, codo a codo con tu equipo y con tu gente.

-Ilusión y buen humor: unas risas a tiempo son el mejor bálsamo.

¿Crees que el cambio de paradigma que ha supuesto la crisis del sector ha cambiado el trato con el cliente?¿Crees que esta crisis lo volverá a cambiar?

A nivel esencial no. Nuestro trato sigue siendo el mismo: preocuparnos por las personas, preocuparnos por sus inmuebles, sus necesidades, sus ilusiones y sus búsquedas. Aunque durante unos meses o un año tengamos que tratar más por teléfono o por videoconferencia, esperamos volver pronto a darles un buen apretón de manos y un abrazo.