La importancia de la fotografía inmobiliaria

una fotografía inmobiliaria de calidad mostrando un salón con sofá, cuadro y lámpara | Qlip

Hoy en día, lo más común cuando se quiere vender o alquilar una propiedad es utilizar páginas web inmobiliarias a través de las que se pueda exponer una buena descripción de la vivienda y acompañarla de uno de los factores más importantes para conseguir el objetivo, fotografías inmobiliarias. 

Gracias a la fotografía inmobiliaria se podrá mostrar una descripción visual de la casa, que facilitará al interesado hacerse una idea de cómo es la vivienda tanto por dentro como por fuera.  Es por esto por lo que es muy importante que las fotografías inmobiliarias sean de la mayor calidad posible, mostrando lo más relevante y de la forma más explícita posible, con transparencia y plasmando la realidad.

El grado de importancia de la fotografía inmobiliaria viene dado porque puede suponer el todo o la nada en la venta o alquiler inmobiliario. Unas fotografías llamativas y de calidad, atraerán interesados en mayor número y en menor tiempo que otras que estén hechas de mala manera y que no sean atractivas. 

Errores a evitar en la fotografía inmobiliaria

Existen una serie de errores comunes que se cometen a la hora de intentar hacer fotografías inmobiliarias, que pueden provocar que tu inmueble tenga menor repercusión dentro del portal web en el que decidas promoverlo. Algunos de ellos son:

  • Realizar las fotografías con el móvil. Es un error muy común que provoca que la imagen no sea de una calidad suficiente.
  • Hacer las fotografías inmobiliarias por cuenta ajena. Hay que entender que la fotografía profesional inmobiliaria es algo complicado que requiere, o bien a profesionales que ofrezcan servicio de fotografía inmobiliaria, o bien realizar un curso de fotografía inmobiliaria. En nuestro artículo sobre cursos de agente inmobiliario te contamos dónde poder hacerlo.
  • Utilizar mala iluminación. Este hecho puede provocar que las fotografías salgan en un color amarillento que es de todo menos atractivo a la vista. 
  • No preparar el inmueble previamente. Este es un error muy común, tomar una fotografía inmobiliaria sin dejar cada habitación del hogar lo más recogido y estético posible. 
  • No fotografiar el entorno. Cuando muestras la fotografía de una de las partes de la casa, dar contexto al lugar es muy importante, por eso mostrar los alrededores y el exterior de la vivienda facilitará la idea de cómo es la vivienda. 

Debes cuidar cada detalle de cada fotografía que lleves a cabo, si decides ser tú mismo quién va a fotografiar la vivienda, hazlo con el mayor cuidado posible, siendo detallista y teniendo en cuenta que unas fotografías inmobiliarias bien hechas, suponen un mayor porcentaje de posibilidades de vender o alquilar antes las casa. 

Consecuencias de mostrar malas fotografías inmobiliarias

Si has buscado una casa o un apartamento alguna vez, ya sea para comprar o para alquilar, habrás visto que es muy común ver fotografías inmobiliarias con las características anteriormente mencionadas, en las que la calidad es pésima o que no se han molestado siquiera en recoger la habitación que se está fotografiando. Por lo que tú como agente inmobiliario, que conoce mejor que nadie a sus clientes, puedes aprovechar esta situación.

Una manera eficaz de aprovechar esta situación y colocarte por encima de tus competidores es con fotos inmobiliarias de buena calidad. Si tú como inmobiliaria colocas en tu web fotos de primera categoría que sean útiles para tu cliente, le estarás aportando transparencia y un buen servicio, por lo que lograrás ser de los mejores portales inmobiliarios para consultar cuando alguien decida cambiar de inmueble.  

Malas fotografías de una casa o piso

Este tipo de viviendas son las que más circulan por las webs inmobiliarias, finalmente son aquellas que requieren una capacidad económica estándar, tanto para comprar como para alquilar. 

En este caso, realizar fotografías inmobiliarias que no son de la calidad necesaria puede llevar a una pérdida importante de las ganancias una vez conseguido el objetivo y finalizada la transacción. A través de las fotografías, los interesados pueden darse cuenta de ciertos errores o pequeños desperfectos de la casa, que va a conllevar a la correspondiente negociación del precio.

Finalmente, cualquier individuo que busque comprar o alquilar una casa va a intentar que el propietario baje el precio lo máximo posible. Fotografías de una calidad dudosa puede llevar a devaluar el valor de la propiedad y a tener que reducir el precio inicial hasta un 15%.

Malas fotografías de una casa de lujo o mansión

Por otro lado tenemos el caso de las fotografías inmobiliarias de una calidad poco adecuada de casas de lujo cuyo precio es muy elevado. En estos casos, es más complicado encontrar anuncios de dichas casas en webs inmobiliarias con fotografías que se pueden considerar cutres, sin embargo, no es imposible. 

En estos casos, debemos tener en cuenta que la característica o el valor que hacen de estas casas un tipo de vivienda con precio muy elevado es la exclusividad. Son inmuebles a los que no tiene acceso mucha gente, por ello, que su descripción visual sea un conjunto de fotos inmobiliarias de mala calidad hace que pierda el interés de aquellas personas que tengan la capacidad de acceder a este tipo de casas, pierde esa exclusividad. 

Si el valor de una vivienda así se devalúa en gran cantidad, puede provocar incluso que no salga rentable su venta, por lo que fotografías que hagan justicia tanto al interior como al exterior de una mansión son completamente necesarias para lograr el objetivo. 

Fotografías de interior

Independientemente del tipo de casa o apartamento que queramos poner en venta o alquiler, fotografiar el interior de manera adecuada es algo básico. Finalmente el interior establecerá una idea de cómo será llegar a su nueva casa al interesado en ella. 

Es el primer contacto con lo que se convertirá en su nuevo hogar durante muchos años. Por ello, es muy importante mostrar la mayor comodidad y calidez posible. Esto se logrará con los enfoques correctos, utilizando técnicas de fotografía inmobiliaria profesional o, incluso en ocasiones, creando ambientes distintos en las mismas habitaciones. 

Fotografías de exterior

Al igual que las fotografías de interior, fotografiar de manera adecuada el exterior de la casa es algo muy importante. Es un aspecto de la casa que influirá de forma determinante en el interés de los compradores que vean las fotografías. 

Todo el mundo busca una casa con un exterior agradable, tanto si es un piso, donde la zona exterior pueden ser las zonas comunes, como si se trata de una casa en la que las zonas exteriores sean un patio, jardín, etc. 

Si se logra transmitir de manera efectiva la belleza de las posibles zonas exteriores de la vivienda, puede aumentar el interés y el valor de este, aumentando la probabilidad de realizar una visita inmobiliaria y captar al cliente ideal.

Tarifas de fotografías profesionales inmobiliarias

Como todo en el sector, el precio y tarifa de fotografía inmobiliaria puede variar en función de la empresa o del profesional que se decida escoger para llevar a cabo la tarea, sin embargo, podemos encontrar una importante referencia en CronoShare para hacernos una idea:

  • Las tarifas básicas oscilan entre los 70 y los 90 euros, incluyendo packs con 10 o 12 fotografías.
  • Las tarifas estándar oscilan entre 100 y los 150 euros, e incluyen de 15 a 25 fotografías con retoque gráfico y asesoramiento de decoración. 
  • Las tarifas premium de lujo oscilan entre los 175 y los 395 euros, e incluyen alrededor de 40 fotografías con retoque, asesoramiento y con un plazo de entrega de 24 horas. 

Aparte, puede haber variación de precios en función de distintos factores como las horas que requiera el trabajo, si es un desplazamiento muy amplio, si se requiere de menor tiempo de espera en la entrega de las fotos o si se quieren fotografías adicionales. 

Por lo tanto, como conclusión, queda bastante claro que las fotografías inmobiliarias son algo de gran importancia cuando se busca vender o alquilar un inmueble, llegando incluso a influir en la decisión o el interés de compradores o interesados. 

Por ello, es importante que, en caso de que decidas hacerlas por ti mismo, tengas un amplio conocimiento en el tema o hagas un curso de fotografía inmobiliaria , o contrates a un profesional que sepa realizarlas de la mejor manera posible y con una alta calidad. 

Al final, los compradores tendrán estas fotografías como algo a tener en cuenta a la hora de mudarse.